El invierno está causando estragos en gran parte del sur de Estados Unidos. 

Una fuerte tormenta provocó la muerte de al menos 24 personas y dejó a millones sin electricidad.

En Texas se registraron apagones generalizados porque la red de energía se vio colapsada por un aumento en la demanda.

Millones de personas en el estado, que rara vez experimenta temperaturas tan bajas, están luchando para hacerle frente a la falta de energía y al intenso frío. 

Más de 13 millones de personas, cerca de la mitad de la población de Texas, tuvieron algún tipo de interrupción en el servicio de agua.