Por Marcos Machad

Con el fin de sensibilizar a los candidatos al Parlamento Europeo, la TFP – Tradizione, Famiglia, Proprietà – alzó sus estandartes en diversas ciudades de Italia en defensa de la civilización cristiana.

Las campañas de la TFP, con su estilo, porte y coraje, son de conocimiento del público brasileño  (también del colombiano y de todos los países suramericanos)  que asistió por décadas a la actuación pública en nuestra patria contra el comunismo, la acción veladas o abiertas del socialismo, y las memorables denuncias contra la llamada izquierda «Católica» – que fue el verdadero apoyo del PT (Partido del los Tabajadores)

Objetivos de Tradizione, Famiglia, Proprietà

  • Defender las raíces cristianas de nuestro continente;
  • Defender la soberanía de los pueblos europeos y sus tradiciones;
  • Defender nuestras fronteras contra la inmigración incontrolada;
  • Defender la institución de la familia;
  • Defiende la vida inocente.
  • Relato de un participante de la Caravana

«Con los auspicios de Nuestra Señora, el último fin de semana (26-28 abril) en varias ciudades del norte de Italia-a propósito de las próximas elecciones europeas-, distribuimos miles de manifestos, que las personas podían firmar con un mensaje a los candidatos pidiéndoles defender la vida inocente, la familia natural, nuestras raíces cristianas, nuestras tradiciones y nuestras fronteras.

«A los más interesados   en conocer la TFP, distribuimos también un folleto explicativo».

La «caravana» con 27 personas, además de italianos contó con participantes de Polonia, Austria y Holanda. En varias ciudades se suman, también, algunos muchachos del lugar.

Tradizione, Famiglia, Proprietà se define como una Cruzada en defensa de la Civilización Cristiana.

Nuestras felicitaciones tan brillante, necesaria y valiente iniciativa alertando a los candidatos al Parlamento Europeo sobre las grandes obligaciones de orden moral, cultural y religioso al que se les llama.

Desafortunadamente, es público y notorio que el Parlamento Europeo se transformó en una fuerza al servicio de la descristianización de Europa forzando a las naciones miembro a adoptar el aborto, unión homosexual, forzando la aceptación de una inmigración indiscriminada de adeptos del Corán.