Más de 12.000 niños fueron sometidos a abusos sexuales por parte de 8.000 monitores, según una investigación recién publicada por la prensa norteamericana.

La organización de los Boy Scouts de Estados Unidos registró desde los años cuarenta del siglo pasado a un total de 7.819 empleados y monitores que abusaron sexualmente de más de 12.000 menores, según testimonio de una colaboradora, Janet Warren, difundido por una firma de abogados.

Para que se hagan una idea, el escandaloso informe del gran jurado de Pensilvania que el pasado agosto estremeció al mundo católico y que, junto a la acusación contra el ex cardenal Theodore McCarrick, propición la cumbre de los abusos de febrero, implicaba de 300 sacerdotes pederastas, y antes de eso, el famoso ‘informe Jay’ reveló 10.667 acusaciones contra 4.392 sacerdotes por abusos cometidos entre 1950 y 2002. El caso de los Boy Scouts lo supera con creces. De hecho, la cifra es cuatro veces mayor de lo que calculó en 1991 el diario ‘The Washington Times’, que tras dos años de exhaustiva investigación concluyó que «los Boy Scouts son un imán para los hombres que quieren tener relaciones con niños», según el sumario de la serie que publicó. «Los pedófilos se apuntan a los Boy Scout por una sencilla razón: ahí es donde están los niños».

Fuente: InfoVaticana