Parecido a su padre, mirada falsa, engañoso con una tela que podría parecer un escapulario similar al rosario que mostraba su abuelo en la Sierra Maestra para engañar y buen modelo del engaño comunista. Ahora disfruta de la fortuna de los Castro obtenida martirizando al proletariado y al pueblo cubano.

Tony Castro aparece en fotografías tomadas en un yate, saliendo de un restaurante caro y en viajes a destinos como Madrid, Barcelona o la Riviera Maya

El joven modelo Tony Castro no se priva de nada. Al menos a juzgar por las imágenes que cuelga en su cuenta de Instagram, lleva una vida envuelta en caros placeres y sin grandes estrecheces. En una foto aparece tendido sobre la cubierta de un yate, mirando al horizonte azul; en otra, al volante de un flamante BMW. Las hay en las que está de viaje en la Riviera maya; en Madrid, frente a la Puerta de Alcalá y de compras junto a la Puerta del Sol, o en Barcelona, delante de la Sagrada Familia. También saliendo con su madre de un paladar (restaurante) en La Habana que resulta inalcanzable para la gran mayoría de los habitantes de la ciudad.

Ese tren de vida de lujo no tendría nada de particular si no fuera porque se trata de uno de los nietos de Fidel Castro, el líder de la revolución que triunfó en Cuba hace justo ahora 60 años y que impuso una férrea dictadura que ha dejado a la isla en la miseria. El salario medio de los cubanos ronda los 25 euros al mes, una cantidad claramente insuficiente para poder acceder a las suntuosas diversiones de las que hace gala el joven miembro de la dinastía castrista.

La cuenta de Instagram es actualmente privada, pero las fotografías que ha publicado en ella han causado un gran revuelo en internet después de que medios con amplio eco en la comunidad cubana en el exterior hayan publicado las imágenes. «Todos los animales son iguales pero algunos son mas iguales que los otros», escribió en su cuenta de Facebook Pedro Pérez, parafraseando «Rebelión en la granja» de George Orwell, según recoge « El Nuevo Herald».

Fuente: ABC.es