Un joven, que se había refugiado junto a decenas de estudiantes en una parroquia en Managua, murió este sábado por las balas de los paramilitares afines al régimen sandinista.

«Disparo certero en la cabeza. Sus companeros lloran de impotencia. Los doctores tratan de salvarle la vida». Así relataba este sábado por la mañana (tarde en España) el corresponsal de la BBC en Nicaragua, Ismael López, a través de su cuenta de Twitter, la muerte de uno de los dos jóvenes que cayeron por las balas de paramilitares afines al Gobierno del presidente Ortega. «Gerald era de Masaya, tenia 20 años y estudiaba para ser técnico en construcción en la UNAN», añadía más tarde el periodista.

Fuente: ABC.es