N/R. No siempre o casi nunca, terminan bien los héroes del comunismo
Saeta

La vida de Luiz Inácio Lula da Silva ha sido hasta ahora, a sus 72 años, una auténtica novela política, en la que ayer se escribió un nuevo e inesperado capítulo, tras su condena a doce años de prisión: una celda de 15 metros cuadrados.

Tras dos días de resistencia en el sindicato del que surgió a la política, se entregó ayer sábado para comenzar a cumplir los doce años de cárcel que le impuso la Justicia por corrupción.

“Cometí un crimen, que fue llevar los pobres a la universidad, permitir que compren coches, que tengan comida y si es así, seré un criminal el resto de mi vida”, dijo Lula en un discurso cargado de emoción que fue una despedida de los miles de simpatizantes que, desde el jueves, rodearon el sindicato en que se había atrincherado.

Fuente: El País


¿Como terminara este otro líder de izquierda?
–> Ver